Lunes, 15 de octubre de 2018

Una mujer gana el premio Nobel de Física por primera vez en 55 años y es apenas la tercera mujer en ese club

2 de octubre de 2018

La científica canadiense Donna Strickland, una de los tres ganadores del premio Nobel de Física de este año, es la primera mujer en obtener este premio en 55 años.

El estudio revolucionario de Strickland y Mourou se publicó en 1985 y fue la base de la tesis doctoral de Strickland.

Usando un enfoque ingenioso, los científicos lograron crear pulsos ultra cortos y de alta intensidad, Si un pulso de luz es comprimido en tiempo y se acorta, entonces hay más luz concentrada en un espacio diminuto, y la intensidad del pulso aumenta en forma dramática, explicó la Academia en un comunicado.

La técnica inventada por Strickland y Mourou, llamada "amplificación de pulso gorjeado", "chirped pulse amplification" o CPA, se transformó rápidamente en el método estándar para obtener rayos láser de alta intensidad.

Una de las aplicaciones a ésta técnica es la de bisturí de alta precisión, pero tiene muchas otras aplicaciones industriales en donde se necesiten lasers potentes y precisos.

En 1963, el Nobel de Física fue otorgado a la estadounidense Maria Goeppert-Mayer, junto con otros dos científicos. La primera mujer en recibir el Nobel de Física en la historia fue Marie Curie, en 1903.

Donna Strickland comparte el premio más prestigioso con Gérard Mourou por desarrollar un método para generar pulsos ópticos ultracortos y de alta intensidad

La otra mitad del premio ha sido para Arthur Ashkin -el Nobel más anciano- por inventar la pinza óptica.

Donna Strickland (Guelph, Canadá, 1959) ha entrado este martes en el selectísimo club de las científicas que han ganado un Nobel de Física. Una escueta lista en la que hasta ahora sólo figuraban Marie Curie (que en 1903 lo compartió con su marido, Pierre Curie, y con Henri Becquerel) por sus investigaciones sobre radiactividad y Maria Goeppert-Mayer, galardonada en 1963 por sus estudios sobre la estructura interna de los átomos. Curie, por cierto, repitió en 1911 al ganar el Nobel de Química en solitario por descubrir los elementos radio y polonio.

La Real Academia Sueca de las Ciencias ha recibido críticas en las últimas ediciones por la llamativa escasez de mujeres galardonadas en las ramas científicas. Sólo 12 mujeres han logrado la máxima distinción en la rama de Medicina o Fisiología y cuatro en la de Química a lo largo de la historia. Pero la ausencia de mujeres entre los galardonados era particularmente significativa en el campo de la Física, pues en 117 años sólo lo habían obtenido Curie (francesa de origen polaco) y Goeppert-Mayer (estadounidense de origen alemán), cuyo anuncio, por cierto, fue recogido en 1963 con este titular por un periódico local de San Diego: "Madre de San Diego gana el premio Nobel".

Donna Strickland ha sido galardonada con el Nobel de Física junto a otros dos científicos.

La mitad del premio ha sido para el estadounidense Arthur Ashkin (Nueva York, 1922), que a sus 96 años se ha convertido en la persona más anciana que gana un Nobel.

Ashkin ha sido reconocido por inventar la pinza óptica, un instrumento científico capaz de captar y mover partículas, átomos, virus y otras células sin dañarlas mediante el empleo de haces de luz. Una técnica que José Rodrigo, profesor de Física de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), describe como una trampa láser. "La luz puede mover objetos sin tocarlos. Usando un microscopio, se enfoca el haz láser sobre una muestra. La pinza óptica atrapa la bacteria o la célula y la mantiene confinada. Se quedan pegadas a la luz y Ashkin se dio cuenta de que podía explotar esto", añade Rodrigo.

Lo más destacado